Noticias

La Criminología habla… #1 – Madrid Central: la seguridad como arma política – Cristian Modesto

  • Desde su implementación a finales de noviembre del año pasado ha despertado tanto vítores como desaires en multitud de debates profundamente marcados por cuestiones ideológicas.
  • Se ha comprobado cómo la lógica sobre la que se asienta Madrid Central detenta un importante potencial para prevenir la delincuencia que no debe abandonarse a especulaciones partidistas.

Madrid Central nació con la finalidad de eliminar el tráfico de paso en la zona que abarca el distrito Centro de la ciudad que da nombre a la propuesta, obedeciendo a evidentes criterios medioambientales. Desde su implementación a finales de noviembre del año pasado ha despertado tanto vítores como desaires en multitud de debates profundamente marcados por cuestiones ideológicas. Esta tesitura se ha acentuado a raíz de las últimas elecciones municipales y autonómicas, cuyos resultados han hecho mudar los gobiernos de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. Desde entonces, no han sido pocas las ocasiones en que la continuidad de dicho proyecto se ha visto amenazada, aunque hasta el momento los intentos de acabar con su esencia han sido en vano.

Esta no es la primera vez que la seguridad —y especialmente la inseguridad— se usa con finalidades partidistas lejanas del interés general.

Hace escasos días, la contranarrativa a los objetivos estratégicos de Madrid Central se centró en la hipotética incidencia de la medida en la esfera de la seguridad, tanto en su vertiente objetiva —medida a través de indicadores como las conocidas tasas de criminalidad— como en la subjetiva —cristalizada en el temor difuso que tiene la ciudadanía hacia la delincuencia—. En este sentido, y respectivamente, la nueva Presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, manifestó que la zona de bajas emisiones había hecho aumentar la delincuencia. Sin embargo, esta declaración ha sido desmentida a través de fuentes oficiales (Barroso, 2019). Por otro lado, el recién elegido como alcalde de la localidad, José Luis Martínez-Almeida, expresó que algunos vecinos percibían cierta sensación de inseguridad en las calles tras la instauración del proyecto, toda vez no presentaba ningún dato que apoyara tal afirmación. La intención de estos alegatos, exentos de cualquier evidencia que los apoyara, no parecía ser más que la quema del último cartucho para que la ciudadanía se levantara contra la propuesta que representa Madrid Central.

En efecto, no es la primera vez que la seguridad —y especialmente la inseguridad— se emplea con fines partidistas alejados del interés general. Por suerte —o incluso por desgracia, según el interesado— existe un importante cuerpo científico representado por la Criminología para dirimir con objetividad este tipo de cuestiones. No obstante, no quisiera proseguir sin antes matizar, ante el debate planteado, cuán arriesgado es establecer cualquier tipo de relación entre una posible reducción o aumento de la criminalidad y una medida de la naturaleza de Madrid Central, cuando el origen de ésta se encuentra tan próximo en términos temporales. Y es que correlación no es sinónimo de causalidad. Dicho de otro modo, que dos circunstancias coincidan en el tiempo, no quiere decir que una haya provocado la otra. Para afirmar que el susodicho proyecto ha generado un efecto en las tasas de criminalidad —e, incluso, en los índices de seguridad percibida—, debe haber transcurrido un periodo más dilatado desde su aplicación —hay autores que hablan de un mínimo de un año—, más aún si, como es el caso, la implementación se divide en diferentes fases.

Por ejemplo, recientemente he elaborado una propuesta metodológica de diseño cuasiexperimental para evaluar el impacto en la criminalidad de las Supermanzanas en Barcelona, tomando como referencia la Superisla del Poblenou. Una de las premisas principales para el desarrollo de esta propuesta es considerar un lapso de dos años antes y después de su origen para realizar el conteo de los hechos delictivos registrados por la institución policial. De esta manera, se da el tiempo suficiente para que el programa cree las condiciones oportunas para desarrollar su capacidad preventiva, así como para que los vecinos —y el resto de los usuarios del espacio público— interioricen y se familiaricen con los cambios producidos en su entorno (Modesto, 2019). En este caso, Madrid Central tiene poco más de medio año de rodaje, por lo que establecer cualquier relación de causalidad no solo es sesgada, sino también imprudente.

Con todo, cabe destacar que ambas medidas, Madrid Central —unido a las reformas de la Gran Vía o Atocha— y las Supermanzanas, al contrario de lo que puedan insinuar las declaraciones previamente expuestas, y a pesar de detentar un vínculo evidente con la optimización de los indicadores que atañen a cuestiones medioambientales y de movilidad, detentan también una importante capacidad preventiva del delito gracias a su denominador común: la priorización de la figura del peatón en detrimento de la del vehículo. Se promueve así un incremento de la vigilancia natural, un control que todos y cada uno de nosotros realizamos de forma inconsciente al pasear por las calles, acudir a establecimientos, emplear estructuras urbanizantes, etc.

En este sentido, lo anterior quedaría ampliamente ilustrado al acudir a constructos criminológicos como la Teoría de las Actividades Cotidianas (Cohen y Felson, 1979). Según estos autores, existe más probabilidad de que se produzca un delito ante la convergencia en el espacio de tres elementos: un delincuente posible, un objetivo adecuado y la ausencia de un guardián capaz. Por consiguiente, la omisión de alguno de estos aspectos sería suficiente para evitar el crimen. Al contrario de lo que pueda pensarse de forma superficial, la figura del guardián capaz no queda reservada a la policía o los vigilantes de seguridad, sino que alude a cualquier ciudadano que pueda disuadir al delincuente con su mera presencia o proximidad. Por consiguiente, si aumenta el número de “ojos en las calles” —término adoptado por Jane Jacobs (1961/2011)—, y con ello el de guardianes capaces —o controladores naturales—, se reducirían las probabilidades de que un comportamiento nocivo pueda acontecer.

De hecho, es esta vigilancia natural la que determina en buena parte el éxito de los mecanismos de control formal del delito —esto es, de la actuación de la institución policial y los tribunales de justicia—, ya que la presencia de sujetos que pueden haber contemplado los hechos —o cualquier circunstancia que los rodea, como la propia huida del delincuente— y su posterior testificación, ayudarán a los primeros en las tareas de identificación del victimario y esclarecimiento de lo acontecido. A estos efectos, la idea de que únicamente los integrantes de este control formal pueden llegar a disuadir o prevenir el crimen es una de las nueve falacias asociadas al fenómeno criminal expuestas por el propio Felson (Felson y Boba, 2010). Efectivamente, la existencia de más vigilantes naturales, lograda por proyectos como los expuestos, implica un mayor riesgo para el delincuente, pudiendo disuadir o desanimar su empresa criminal. Esta coyuntura hace que tanto Madrid Central como las Supermanzanas puedan contemplarse como medidas de prevención situacional del delito, logrando reducir las oportunidades delictivas y enmarcándolas dentro de la denominada Criminología ambiental y de las aplicaciones de tipo CPTED —por sus siglas en al ámbito anglosajón, Crime Prevention Throught Environmental Design—.

Más aun, y atendiendo a las declaraciones de Ayuso y Martínez-Almeida, el desmantelamiento de Madrid Central puede perjudicar la existencia o la optimización de esta vigilancia natural. No solo no considero muy improbable que el aumento de vehículos haga descender una tasa de criminalidad previamente acentuada por su supresión original —según el argumentario de los citados actores—, sino que, además, su presencia masiva limita el campo visual de los viandantes, limitando así el control que pudieran ejercer como guardianes capaces. Asimismo, como es lógico, los conductores de estos vehículos no podrían suplir esta vigilancia natural generada por los peatones, puesto que durante la conducción deben estar pendientes de las señales que afectan a dicha acción, sin prestar demasiada atención a lo que pasa en las aceras, portales o establecimientos. Por otra parte, su permanencia en cada punto del entramado urbano es harto etérea como para ejercer cualquier tipo de control.

Esta coyuntura hace que tanto Madrid Central como las Superislas puedan contemplarse como medidas de prevención situacional del delito, ya que conseguiríamos reducir las oportunidades delictivas.

No obstante, no parece tan descabellada la posibilidad de que una reducción del tráfico rodado pueda aumentar inicialmente la sensación de inseguridad en aquellas zonas que queden más alejadas de ciertos lugares que, de por sí, se encuentran transitados en cualquier circunstancia y momento del día. Esto se debería especialmente a la concepción que tenemos en las sociedades urbanas actuales sobre lo que podríamos llamar “espacio ocupado”, ampliamente dependiente de la presencia del vehículo. Con todo, esta situación —que, de todas formas, debería ser debidamente evaluada para confirmar su existencia— podría ser meramente transitoria hasta que los cambios contextuales ocasionados por el programa sean definitivamente asimilados por la ciudadanía.

En cualquier caso, y puesto que el tratamiento de la seguridad subjetiva debe ser paralelo al de la vertiente objetiva, si se detecta una problemática respecto a la primera, pueden —y deben— estudiarse medidas que, sin acabar con la naturaleza y ventajas que ofrece Madrid Central en el campo que aquí nos ocupa —antes bien, ampliando su contenido y alcance—, sean capaces de mitigarla. Sirva de ejemplo la promoción de estructuras urbanizantes que fomenten el uso —y la mixticidad de funciones— del espacio público de aquellas zonas en las que se haya detectado cualquier tipo de carencia en este sentido. Sin embargo, no hay que olvidar que, en la Encuesta de Calidad de Vida y Satisfacción con los Servicios Públicos de Madrid de este mismo año, el proyecto de Madrid Central recibe una puntuación media de 6,1, llegando al 7,5 entre los encuestados que residen en el distrito Centro (Dirección General de Transparencia, Administración Electrónica y Calidad, 2019). Una calificación nada despreciable, más bien optimista, teniendo en cuenta que el rechazo inicial hacia este tipo de iniciativas se suele situar en torno al 30 % (Rueda, 2016).

En definitiva, a pesar de que su origen no debe vincularse con fines dirigidos a la mejora de la seguridad, se ha comprobado cómo la lógica sobre la que se asienta Madrid Central detenta un importante potencial para prevenir la delincuencia que no debe abandonarse a especulaciones partidistas. Más aun, aquél debe aprovecharse para hacer que el proyecto sea todavía más eficaz en este sentido, promoviendo, por ejemplo, nuevas estrategias que, desgranando el modelo en pequeñas porciones de terreno que permitan pensar su aplicación a menor escala incidiendo en las necesidades particulares de cada zona, fomenten los lazos comunitarios, la cohesión social y la territorialidad, elementos que son considerados en las Supermanzanas y que detentan un consolidado carácter preventivo en la literatura científica (Cozens, Saville y Hillier, 2005), multiplicando incluso la eficacia de la vigilancia natural.

Madrid Central es una realidad. Y es una realidad que ha venido para quedarse. El debate no debe centrarse, por tanto, en justificar o no su permanencia, si no en cómo puede evolucionar y optimizarse, atendiendo a su carácter embrionario. Con todo, únicamente mediante la construcción de una circunstanciada evaluación de su impacto en la criminalidad podrá revelarse su eficacia preventiva y, en todo caso, determinar las mejoras que deben implementarse. Todo ello no deja de advertir la necesidad de incorporar a criminólogos en las instituciones públicas para desarrollar este tipo de análisis. La seguridad es una de las esferas más importantes para determinar el sino de nuestras sociedades, por lo que el hecho de que los actores públicos —pero también privados— sigan dando la espalda a dicho colectivo, abandonando la suerte del tratamiento del fenómeno delincuencial a posiciones ideologizadas y al negocio de la inseguridad en detrimento de lo que establece la evidencia científica, no es más que una absoluta irresponsabilidad.

(*1) Una Supermanzana —o Superisla— es una nueva unidad urbanística impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona que aúna diferentes manzanas, promoviendo en sus calles interiores funciones sociales como la interacción, el recreo, la estancia o el intercambio, reduciendo a su vez el espacio físico destinado al vehículo.

Cristian Modesto Castrillón. Graduado en Criminología por la Universidad de Barcelona, con mención en Seguridad y Prevención. Colegiado número 55 en el Colegio de Criminólogos de Cataluña. Máster en Análisis y Prevención del crimen por la Universidad Miguel Hernández y el Centro Crímina para el estudio y prevención de la delincuencia. Máster en Criminalística en la modalidad de Consejero en Ciencias Forenses por la Universidad Autónoma de Barcelona y la Escuela de Prevención y Seguridad Integral.

REFERENCIAS

Barroso, F. J. (2019, juliol 18). Policías y expertos rechazan que Madrid Central se pueda vincular con inseguridad. El País. Recuperat de https://elpais.com/ccaa/2019/07/16/madrid/1563297083_751860.html

Cohen, L. E., i Felson, M. (1979). Social change and crime rate trends: A routine activity approach. American Sociological Review, 44(4), 588-608.

Cozens, P. M., Saville, G., i Hillier, D. (2005). Crime Prevention Through Environmental Design (CPTED): A Review and Modern Bibliography. Journal of Property Management, 23(5), 328-356.

Dirección General de Transparencia, Administración Electrónica y Calidad. (2019). Encuesta de Calidad de Vida y Satisfacción con los Servicios Públicos de la Ciudad de Madrid 2019: Principales resultados. Recuperat de https://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/Calidad/Observatorio_Ciudad/06_S_Percepcion/EncuestasCalidad/EncuestaMadrides/ficheros/2018/Principales%20resultados_2019_ECVSSP.pdf

Felson, M., i Boba, R. (2010). Crime and everyday life (4ª ed.). Thousand Oaks: SAGE Publications.

Jacobs, J. (2011). Muerte y vida en las grandes ciudades (Á. Abad, i A. Useros, trads.). Madrid: Capitán Swing. (Obra original publicada en 1961).

Modesto, C. (2019). Prevención del delito mediante el diseño urbano: El proyecto de la Supermanzana del Poblenou. (Treball de Fi de Màster no publicat). Universidad Miguel Hernández. Centro Crímina para el estudio y prevención de la delincuencia, Comunitat Valenciana.

Rueda, S. (2016). La Supermanzana, nueva célula urbana para la construcción de un nuevo modelo funcional y urbanístico de Barcelona. Recuperat de http://www.bcnecologia.net/sites/default/files/proyectos/la_supermanzana_nueva_celula_poblenou_salvador_rueda.pdf

Nosaltres també trobem feina! - Jordi Antón

Jordi Antón es criminólogo graduado por la Universidad Pompeu Fabra en el año 2012. es máster en prevención de riesgos laborales por la Universidad Oberta de Catalunya y Máster en Dirección de Seguridad Privada en la UB. Está habilitado como Director de Seguridad y ha trabajado como técnico de seguridad y prevención de pérdidas en Stradivarius y Desigual y, des de hace dos años y medio, trabaja en Amazon.

¿Nos puedes hablar un poco de tu trabajo?

Actualmente hace 2 años y medio que estoy en el departamento de seguridad y prevención de pérdidas de Amazon. Dentro de las tareas que realizo diariamente hay básicamente las que se centran en la protección de personas, información y producto. Dentro de cada una de estas tenemos muchas categorías de las cuales podemos destacar la investigación de robos internos y externos, investigación y mediación en conflictos laborales, y realizar planes de acción para asegurar la continuidad del negocio, así como extraer las conclusiones que nos sirvan para prevenir que vuelvan a suceder episodios parecidos.

¿Consideras que pones en práctica lo que has aprendido en el grado?

Sobretodo creo que es interesante la parte analítica y el punto de vista criminológico para poder entender los patrones de conducta que llevan a la gente a cometer actos contra las normas de la empresa y en contra del marco legal. El hecho de poder analizar datos, entenderlas, tratarlas y extraer las conclusiones, es muy interesante de cara a tener un perfil analítico, que hoy en día es muy necesario.
Considero que las teorías criminológicas que tenemos hoy en día son una reflexión del que podemos ver a diario con el diferente tipo de acciones con las que nos encontramos.

¿Cómo te enteraste del trabajo?

Encontré las prácticas por infojobs puesto que se buscaba un becario para el departamento de seguridad en una empresa textil. Desde allí descubrí el mundo de seguridad y prevención de pérdidas donde ya llevo 6 años trabajando.

¿Llevabas mucho tiempo buscando trabajo? ¿Sabías por donde se mueven las ofertas al ámbito criminológico?

Apliqué en una oferta de becario donde había más de 100 inscritos y después de todo el proceso de selección acabaron contratándome, donde al jefe de 3 meses ya me hicieron un contrato indefinido como personal fijo de la empresa. Me sirvió de mucha orientación las charlas que nos hacían a la UPF sobre el futuro laboral de los criminólogos y las diferentes ramas y especializaciones que había. La investigación era diaria. Aun así, fui personalmente a empresas a ofrecer mi currículum por si encajaba en el caso de que tuvieran alguna vacante. También, me abrí un perfil de LinkedIn y enviaba mi CV allá donde creyera que podría encajar. Aun así, la experiencia me dice que no nos tenemos que conformar con el tipo de perfil que pidan, puesto que nosotros tenemos mucho a ofrecer y podemos ser considerados para cualquier posición que requieran de nuestros conocimientos.

La experiencia me dice que no nos tenemos que conformar con el tipo de perfil que pidan, puesto que nosotros tenemos mucho a ofrecer y podemos ser considerados para cualquier posición que requieran de nuestros conocimientos.

¿Cómo fue el proceso de selección?

El proceso de selección consistió en varias entrevistas con personal de Recursos Humanos, así como el resto de personas del departamento.

¿Qué consideras que ha estado imprescindible para que te seleccionaran?

Sobre todo, demostrar energía y ganas de crecer, de aportar todo el que puedas a la empresa para hacerte ver y demostrar del que eres capaz.

Creo que es esencial tener buen feeling con los entrevistadores y demostrar actitud y ganas de emprender un nuevo trabajo. Sobre todo, demostrar energía y ganas de crecer, de aportar todo el que puedas a la empresa para hacerte ver y demostrar del que eres capaz. Muchas veces la experiencia es obviamente un requisito, pero para posiciones de becario o lugares donde no se necesite gente con mucha experiencia, es básico demostrar las ganas de aprender y aportar cosas a la empresa.

¿Qué consejo darías a los estudiantes? ¿Y a tus compañeros que todavía están en investigación activa de trabajo?

A pesar de que encontrar trabajo ya es un trabajo en sí, siempre se tiene que ser optimista y pensar qué podemos aportar a la empresa donde queremos aplicar. Yo creo que el hecho de conseguir una entrevista o tener la oportunidad de hablar con alguien de la empresa es un buen punto para ganar visibilidad y poder demostrar la actitud y las ganas de poder crecer profesionalmente. Recomiendo que se busquen ofertas con palabras claves como “prevención de pérdidas”, “loss prevention”, “seguridad” “security”, “investigaciones”, “fraude”…

Asamblea General de colegiados y colegiadas 2019

El próximo 30 de mayo por la tarde todos los colegiados y colegiadas del Colegio de Criminólogos de Cataluña estáis convocados a nuestra primera Asamblea General. Esta se celebrará en el Aula 31 del edificio Tomás y Valiente de la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona. Encontraréis el orden del día y el formulario de inscripción en la convocatoria de vuestra mail o en el último boletín mensual que hemos enviado.

Nos vemos allí!

Nosaltres també trobem feina! - Llorença Gasull

La Llorença Gasull és criminòloga graduada per la Universitat de Barcelona l’any 2014 amb la menció en criminologia forense i execució penal. L’any 2014-2015 va cursar el màster interuniversitari de criminologia i execució penal (UPF, UdG, UAB i UOC). Actualment està finalitzant un postgrau de víctimes d’experiències traumàtiques a la Universitat del País Basc (UPV-EHU). Durant la carrera universitària va començar a col·laborar en diferents programes de la Fundació Salut i Comunitat (pis terapèutic de reinserció, programa integral d’atenció a joves i a les seves famílies i programa d’intervenció amb drogodependents a La Model de Barcelona). Posteriorment va treballar en un centre d’acollida d’urgència per a menors que migren sols gestionat per Intress. Des de febrer del 2018 treballa com a delegada de mesures penals alternatives a la Fundació IReS.

Ens pots parlar una mica de la teva feina?

Les funcions d’un delegat de mesures penals alternatives són l’acompanyament socioeducatiu, el control i la supervisió de les persones que se’ls hi ha imposat alguna pena, obligació i/o mesura judicial com a alternativa a l’ingrés a presó (treballs en benefici a la comunitat, programes formatius, tractament de deshabituació/salut mental o obligació de comparèixer davant l’Administració). També són els professionals que s’encarreguen de fer el seguiment i control de les llibertats vigilades postcondemna imposades en determinats delictes previstos en el Codi Penal. Mitjançant entrevistes periòdiques amb la persona penada i la coordinació amb les diferents entitats que intervenen, informem de l’evolució i el compliment a l’òrgan judicial corresponent.

Consideres que poses en pràctica el que has après al grau?

Totalment. En primer lloc, els coneixements jurídics i el context legal són imprescindibles per entendre el procediment judicial del qual en som part les persones delegades. En segon lloc, totes aquelles eines socioeducatives per poder detectar les necessitats i orientar la nostra intervenció amb el penat. Finalment, tots aquells mecanismes per treballar la reinserció social de les persones, treballant el delicte per evitar la futura reincidència.

Com et vas assabentar de la feina?

A través d’un conegut, vaig saber que la Fundació IReS estava fent un procés de selecció per a la borsa de treball. En aquell moment em van dir que no hi havia cap oferta, però que, si superava una prova escrita, podria optar als futurs processos de selecció. Al cap de tres mesos, va sortir una plaça de substitució per cobrir una baixa de maternitat. Aquesta oferta estava publicada a la pàgina web de l’entitat i en portals de feina com ara Infojobs.

Portaves molt temps buscant feina? Sabies per on es mouen les ofertes a l’àmbit criminològic?

Cansada de no poder treballar del que realment m’agradava, vaig decidir marxar un any a treballar a Edimburg per poder practicar l’anglès.

Des que estava estudiant el grau, buscava feina. Davant la impossibilitat de trobar ofertes publicades a internet, contactava directament amb les entitats que m’interessaven fent autocandidatures. D’aquesta manera, vaig poder començar a adquirir experiència professional mitjançant contractes de col·laboració. Com que no trobava feina remunerada de criminòloga, combinava les col·laboracions i els estudis amb altres feines no relacionades amb el món social. Cansada de no poder treballar del que realment m’agradava, vaig decidir marxar un any a treballar a Edimburg per poder practicar l’anglès. Quan vaig decidir tornar a Catalunya, tot i tenir una excedència laboral, tornava amb la idea d’estar un temps sense treballar i dedicar-me únicament a la recerca activa de feina de criminòloga. Vaig tenir la gran sort de poder començar a treballar, just en el moment que tornava, en un centre de MENAS de nova obertura. Tot i que no realitzava tasques pròpiament de criminòloga, sinó més aviat d’educadora social, va ser una experiència en la qual vaig poder aprendre molt.

Com va ser el procés de selecció?


En primer lloc, vaig fer una prova escrita presencial que consistia en una sèrie de preguntes a desenvolupar destinada a avaluar el meu coneixement en relació a les mesures penals alternatives i a diferents supòsits pràctics. Al cap d’un temps, em van convocar per una entrevista amb l’Àrea de Recursos Humans, havent de respondre prèviament un qüestionari destinat a conèixer el meu perfil competencial. Superada la primera entrevista, em van demanar si disposava de cartes de recomanació o bé persones de referència amb les quals poguessin contactar. Finalment, em van convocar per a una última entrevista amb l’Àrea de Recursos Humans juntament amb la coordinadora corresponent de l’equip de delegats de mesures penals alternatives de la Fundació.

Què consideres que ha estat imprescindible perquè et seleccionessin?

Les meves ganes i la motivació. En una assignatura optativa d’intervenció socioeducativa durant el quart any del grau, vaig descobrir la figura del delegat i em va encantar. Això va ser determinant per l’elecció del màster, ja que volia conèixer més sobre l’execució penal i sobre la probation. D’aquesta manera, vaig enfocar la meva carrera professional cap a l’execució penal. Tenia molt clar que volia arribar a ser delegada de mesures penals alternatives, i jo crec que la il·lusió que tenia va ser determinant. A escala pràctica, tenir el grau de criminologia i el màster d’execució penal també van ser imprescindibles perquè em seleccionessin.

Quin consell donaries als estudiants? I als teus companys que encara estan en recerca activa de feina?

Saber el que t’agrada i orientar la teva carrera professional cap allà on vols arribar. Si t’equivoques, ser valent i saber rectificar. A poc a poc aniràs descobrint el que més t’agrada, se’t presentaran noves oportunitats i experiències que et faran créixer. Has d’estar preparat perquè en algun moment arribarà la teva oportunitat i en aquell moment hauràs de demostrar tot el que saps. I si no ho saps, mostrar la predisposició i les ganes d’aprendre, perquè a això sempre hi som a temps. Cap grau et prepara directament per una feina concreta, però et dóna les eines suficients per poder adaptar tot el coneixement adquirit en diferents llocs de treball. La criminologia te’n dóna moltes, algunes que potser no en som ni conscients, però que davant diferents situacions personals i professionals et vas adonant de tot el que realment arribes a saber.

Cap grau et prepara directament per una feina concreta, però et dóna les eines suficients per poder adaptar tot el coneixement adquirit en diferents llocs de treball.

Mai es comença amb la feina de la teva vida, i, sincerament, no crec ni que existeixi avui en dia, però qualsevol experiència et farà créixer i t’apropa a descobrir on vols arribar.

Cada vegada més, les empreses i entitats obren les portes als i les criminòlegs i criminòlogues. Potser ens trobem que en molts llocs de feina no busquen directament una persona criminòloga, però sí que estem capacitats per competir amb altres professionals i demostrar què és allò que podem aportar de més amb la nostra formació. Tenir Linkedin, fer tants contactes com puguis i parlar amb altres criminòlegs i criminòlogues que ja treballen et farà estar més a prop del món laboral. Mai es comença amb la feina de la teva vida, i, sincerament, no crec ni que existeixi avui en dia, però qualsevol experiència et farà créixer i t’apropa a descobrir on vols arribar.

Jo vaig formar part de la primera promoció del grau de criminologia i el canvi que hi ha hagut amb 5 anys és brutal. La criminologia està creixent, demostrant la importància i la necessitat d’aquests i aquestes professionals. Les oportunitats actuals són moltes més que fa uns anys i estic segura que en un futur pròxim encara n’hi haurà moltes més.

El més important és no perdre la motivació i lluitar pel que vols. Intentar adquirir la màxima experiència professional des del moment que comences a estudiar el grau, marxar d’Erasmus, fer tantes pràctiques com puguis, assistir a les diferents jornades i activitats que s’organitzin i actualitzar-te constantment perquè aquesta ciència evoluciona, i molt ràpidament. Ens hem de donar a conèixer com ho estem fent, i això és feina de tots.

Reunió amb el Departament d’Interior de la Generalitat de Catalunya

Ens hem reunit amb el Sr. Jordi Jardí, Director General d’Administració de Seguretat, i el Sr. Jordi Ferreres, sub-director general de Seguretat Interior, del Departament d'Interior amb l'objectiu de presentar el Col·legi i la vocalia de Seguretat Pública i Privada i exposar quins són els nostres principals àmbits de treball en el sector. Vam fer èmfasi en les competències i funcions de la Direcció General d’Administració de Seguretat, que són àmbit d'interès per la nostra professió; concretament, pel que fa a la gestió de la Seguretat Pública i la Seguretat Privada, i defensar com els criminòlegs i criminòlogues podem contribuir a la millora de la societat en aquests àmbits de l’esfera pública.

En matèria de seguretat privada vam explicar com és un sector que està en auge i com els i les professionals de la criminologia també hi tenim cabuda i hi estem participant. Els vam informar que actualment estem treballant en la redacció de dos informes de diagnosi ocupacional, de Seguretat Pública i Privada respectivament.

Tenim voluntat d’establir vies de col·laboració amb el Departament i que se’ns tingui en consideració per futurs treballs perquè el Col·legi pugui ésser interlocutor vàlid. En aquest sentit, vam comentar l'interès en participar en futurs grups de treball que es promouen des de la Direcció i que siguin del nostre àmbit competencial, on es fa necessària la inclusió de la perspectiva criminològica. En aquest sentit, vam expressar que ens hauria agradat participar com a organisme en el grup de treball per la redacció del protocol de seguretat contra les violències sexuals en entorns d’oci tot i que sabem que hi van participar criminòlegs i criminòlogues.

En termes generals, considerem que vam tenir una bona rebuda i vam veure un notable interès per conèixer els resultats i conclusions dels informes, així com un alt compromís de fer-nos partícips.